María Balibrea Melero

Pintora e Ilustradora

 

Como suben los borricos. Homenaje a Goya

 

El burro flautista es flautista por azar. Es consciente de que no sabe y aún así todos le aplauden. Los borricos de Goya (“Como suben los borricos”) trepan por encima de otros, dejándoles cabizbajos y todo el mundo aplaude a los borricos, como podemos ver en otros grabados del pintor.

El borrico o el burro encarna aquella apariencia que parece y no es, y por parecer todos aplaudimos y anhelamos,  porque confundimos el parecer con el ser.

Arriba a la izquierda, aparece otra alusión a un grabado de Goya, “Linda maestra”.  De este grabado escribirá Goya:

 “Las viejas quitan la escoba de las manos a las que tienen buenos vigotes; las dan lecciones de volar por el mundo, metiéndolas por primera vez, aunque sea un palo de escoba entre las piernas”  (Manuscrito de la Biblioteca Nacional).

Así tenemos que toda la obra que se presenta, trata del parecer, el ser y el crecer ante los ojos de los demás; ya sea por trepar, por azar o con la ayuda de una bruja subidos en una escoba.

 

 

 María Balibrea Melero

Noviembre 2008

 

 

 

 

El jilguero y el cisne

 

 

Sobre esta fábula de Iriarte sólo decir que supone el engaño a uno mismo, igual que el cisne creía saber cantar, basándose en su apariencia y confundiendo la voz con la belleza; igual hay peces que creen vivir en un hermoso lago y en realidad dan vueltas en una pecera.

 

No hay nada más fácil que engañarse a uno mismo, ni más sencillo que creérselo toda la vida. La historia se repite igual que los cisnes se encuentran delante y detrás, igual que vivimos en jarrones con una bombilla colgando del techo y pensamos que son palacios.

Sólo me gustaría no seguir siendo un pez que da vueltas en la pecera o al menos ser consciente de ello.

 

María Balibrea Melero

Noviembre 2008